Los cojinetes cerrados en la estrella de reenvío disponen de engrase permanente para prolongar aún más su vida útil y reducir los trabajos de mantenimiento. No hay que molestarse en volver a engrasar. El resultado: se ahorra tiempo, se cuida el medio ambiente y se reducen costes.