José Sabas Gómez, es un escultor de Apastepeque, San Vicente, que ha emprendido un proyecto denominado “Dejando una huella”, donde lo que él quiere, visitar todos los rincones de El Salvador para hacer demostraciones del proceso de creación de una escultura en rústicos troncos de árboles y dejar en los jóvenes un mensaje de superación.

Los jóvenes de un centro educativo en el departamento de Santa Ana, fueron testigos de  cómo al artista inició su escultura removiendo con un hacha la corteza y posteriormente utilizó una motosierra STIHL, para ir afinando los detalles junto a sus otras herramientas.
Luego de 10 horas, el tronco ya habría cobrado la forma de un niño leyendo un libro.
Según Sabas, él está seguro que el proceso del trabajo quedará grabado en la mente de cada uno de los jóvenes para toda su vida.

El artista ya tiene otras propuestas a desarrollar  y de esta forma seguir con el proyecto ” Dejando una huella”.

Derechos de información y fotografía:
El Diario de Hoy/Húber Rosales.